Just another WordPress.com site

México es un país con una intensa vida cultural. El Distrito Federal en particular cuenta con infinidad de teatros, cines, lugares para actuaciones musicales, salas de exposiciones y museos realmente interesantes. Por lo que respecta a estos últimos, el mejor ejemplo es, sin duda, el Museo Nacional de Antropología (MNA), una visita obligada para todo aquel que venga a conocer México DF.

Situado en la Avenida Paseo de la Reforma y calzada Gandhi s/n, en la Colonia Chapultepec Polanco, el MNA abre de martes a domingo de 9 a 19h. La entrada cuesta 51 pesos (3 euros) y da acceso tanto a las salas permanentes como a las que cuentan con exposiciones temporales.

El Museo se divide en dos plantas: en la de abajo se encuentran las doce salas de Arqueología y, en la de arriba, las diez de Etnografía. En general, las piezas que se exhiben están bastante bien explicadas aunque, si se desea, se puede acompañar la visita con una audioguía; se alquilan por 75 pesos (4,5 euros). Lo que sí os recomiendo, porque realmente merece la pena, es que os detengáis un momento a leer con calma los carteles que, al inicio de cada sala, nos sitúan en el período correspondiente de la historia de México, para poder comprender mejor lo que veremos a continuación.

Una visita completa al MNA puede llevar unas 4 ó 5 horas pero, si no disponéis de tanto tiempo, estas son las salas que no os podéis perder: Teotihuacan (sala 5), Mexica (sala 7) y Maya (sala 10). En ellas se concentra, en mi opinión, lo más relevante del Museo para conocer los antecedentes del México de hoy.

La cultura teotihuacana se inició a principios de la era cristiana y alcanzó su máximo esplendor entre los siglos III y IV. En náhuatl, la lengua nativa de los mexicanos, Teotihuacan significa “ciudad donde nacen los dioses”. Fue precisamente allí donde, como podemos leer en la página web www.teotihuacan.com.mx, “los conocimientos espirituales y materiales de los pueblos mesoamericanos generaron la expresión de la más alta civilización americana”. En la actualidad, la zona arqueológica de Teotihuacan, con las impresionantes pirámides del Sol y de la Luna, es uno de los principales atractivos turísticos de México. Durante la visita a la sala, os recomiendo ver el vídeo sobre la fundación y posterior declive de Teotihuacán.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los Mexicas, también conocidos como Aztecas, fueron los fundadores de Mexico-Tenochtitlán, allá por el año 1325. Como vimos en la entrada referente al centro histórico de México DF, los mexicas se guiaron por la profecía que indicaba que debían asentarse en el lugar en que vieran a un águila sobre un nopal devorando a una serpiente (símbolos del escudo nacional mexicano). Así, sobre una isla del lago Texcoco, en el Valle de México, edificaron la gran Tenochtitlán, que fue conquistada y destruida por Hernán Cortés en 1521. Entre los principales atractivos de la sala Mexica destacan la gran maqueta de la ciudad y el mal llamado Calendario azteca (su nombre real es Piedra del Sol).

 

 

 

 

 

 

 

 

La civilización Maya se extendió por el sureste de México (la península de Yucatán) entre los siglos III y XV. Grandes cultivadores de la ciencia, la astronomía y la cultura, los mayas desarrollaron un preciso calendario, así como el sistema de escritura más completo de todos los pueblos indígenas americanos (a este respecto, merece la pena ver el vídeo que se muestra en esta sala). Las ciudades mayas se distribuían en un sistema de castas y contaban con palacios, templos y las características pirámides escalonadas. También es típico de la cultura maya el conocido como “Juego de pelota”, algo parecido al fútbol que era en realidad un ceremonial religioso en el que participaban solo los guerreros. De todas las piezas que se exhiben en esta sala, especial atención merece el Chac Mool de Chichén Itza (la principal zona arqueológica del Yucatán) y la preciosa máscara de Pakal. La primera es una escultura que representa una figura humana reclinada hacia atrás, con las piernas encogidas y la cabeza girada, en cuyo vientre descansa un recipiente que era usado como altar para colocar las ofrendas a los dioses, desde alimentos a corazones humanos; la segunda pieza es la máscara de jade con la que fue enterrado el rey Pakal el grande, en Palenque, una interesante zona arqueológica localizada en el estado de Chiapas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Además de las exposiciones, el Museo Nacional de Antropología ofrece cada mes una serie de actividades culturales, como conferencias, cursos y paseos culturales. Estos últimos, promovidos por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), son realmente atractivos: se trata de visitas guiadas por especialistas a lugares de interés cultural, como monumentos históricos, zonas arqueológicas y sitios artísticos.

 

viviryconocermexico.wordpress.com

Comentarios en: "Descubriendo los orígenes del México de hoy: el Museo Nacional de Antropología" (2)

  1. Ana Sanchez dijo:

    Excelente entrada del Museo de Antropologia! Senti como que si estuviera recorriendolo por primera vez. Que siga el blog🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: